Skip to content

El niño enterrado Leyenda de Zacatecas

Esta leyenda comienza en Villa de Cos, Zacatecas cuando una mujer que poseía muchas riquezas fallece dejando huérfano a su único hijo, quien se queda al cuidado de su tío Francisco al igual que toda su herencia, lamentablemente el niño había quedado en las manos del mismo diablo, pues su tío con tal de quedarse con toda la fortuna y bajo la influencia de un espíritu maligno, decidió matar a su sobrino, tomó un cuchillo y lo apuñaló hasta que se desangrase.

Después de brutalmente matarlo, Francisco cavó un profundo pozo en la casa principal de la hacienda Sierra Hermosa, lugar donde vivían, y le dio sepultura al pequeño. Con el paso del tiempo decenas de familias pasaron por la hacienda, pero era muy breve el tiempo de su estadía pues todos afirmaban que la casa estaba encantada, por las noches solían escuchar que un niño lloraba, sus prolongados lamentos venían desde el suelo…

Una de las familias junto algunos vecinos decidieron hacerle caso al llamado de los muertos y comenzaron a escarbar debajo de una puerta que estaba entre el pasillo y el comedor, que es de donde venían los fantasmales llantos, primero se toparon con la tubería pero no desistieron y siguieron cavando hasta que toparon con algo más… una antigua lapida de cantera.

Los presentes estaban temerosos con lo que encontraron pero satisfechos de poder ayudar a aquella alma atormentada a darle una cristiana sepultura, pero lamentablemente las cosas no salieron como esperaban, pues la tumba parecía estar bajo una maldición, ya que poco antes de desenterrarla totalmente, actividad paranormal negativa comenzó a ocurrir en la casa, como si algo malo se avecinara, por lo que con todo el dolor de su corazón tuvieron que dejar al niño bajo tierra nuevamente, no sin antes hacer algo de oración y arrojar agua bendita sobre la lapida, mientras echaban la tierra sobre la tumba se podía escuchar al niño llorando… En ese mismo día la familia hizo las maletas para ya nunca volver.

Actualmente se sigue reportando fenómenos paranormales en la Casa Grande, así es como le dicen al embrujado lugar, los llantos del niño desde las profundidades no han cesado, pero no es el único lamento que se escucha, pues se dice el espíritu de su madre llora con el, pero ella desde la superficie de la tumba…

Atte: Edy Doo