Skip to content

La casa de los perros

La casa de los perros 1

Esta famosa leyenda nació en Guadalajara, existió un viejo llamado Jesús Flores que se había casado con Ana, una hermosa joven quien para casarse le exigió que la casa fuera de 2 pisos y además mandó traer 2 esculturas de perros de New York para decorar. Don Jesús creyó ser afortunado por conseguir como esposa a Ana, pero años más tarde esta historia de amor se convertiría en una de terror.

La casa de los perros 2

Después de casarse, la desigual pareja viajó en barco por Europa, el barco estuvo apunto de hundirse, por lo que Jesús y Ana hicieron una promesa, aquel que sobreviviera rezaría por el otro que muriera, cada aniversario luctuoso. Por fortuna, los 2 esposos sobrevivieron.

Se dice que mientras Ana presumía de ser una intachable esposa, a escondidas tenía sus amoríos con José Cuervo, quien en ese entonces trabajaba para Don Jesús. Después llegó la hora de Jesús para encontrarse con la muerte, acontecimiento que Ana aprovechó para vivir plenamente el amor con José en la casa de su difunto esposo.

El espíritu de Don Jesús aún deambulaba por la casa y se moría de rabia de ver la traición de su esposa y su fiel trabajador, por lo que comenzó a manifestarse; Voces del mas allá que retumbaban en la casa, ruidos inexplicables y los fuertes golpes a las paredes alteraron a la pareja por lo que decidieron cambiarse de casa, dejando todos los recuerdos atrás del fallecido Don Jesús junto con la promesa de rezarle cada año luctuoso.

La casa de los perros 3
A pesar de tener nuevo dueño, la casa al poco tiempo fue abandonada, pues Don Jesús no permitía que la familia viviera en paz, después se corrió un rumor por la ciudad, el cual decía que aquel que le rezara un novenario con una sola vela a Don Jesús a las 12 de la madrugada sobre su tumba, obtendría las escrituras de la casa de los perros, pero hasta la fecha nadie ha podido terminar el novenario, pues mientras rezan una escalofriante voz les responde las oraciones, las personas salen corriendo y los que no huyen, se desmayan.

En la actualidad, la casa se convirtió en el museo de periodismo y artes graficas, sin embargo es un lugar que durante la noche no se puede habitar, pues las manifestaciones paranormales no han cesado.

Atte. Edy Doo