Skip to content

La fonda de Doña Sarita

Cerca del Centro Histórico de la Ciudad de México, existe un pequeño y reconocido restaurante llamado “La Fonda de Sarita”, se dice que los platillos son tan deliciosos que la gente hace filas largas para comer en éste lugar.

La leyenda cuenta que el éxito de esta fonda tiene que ver con algo paranormal…

La fonda de Doña Sarita Leyenda

La escalofriante historia comienza hace varios años, cuando Sofía motivada por realizar sus sueños, decidió rentar un humilde local para poner su pequeño restaurante. Ella era madre soltera, y estaba a cargo de sus tres hijos.

El local era muy antiguo y estaba muy descuidado, Sofía tenía que realizarle muchas mejoras al lugar para que éste luciera mejor, así que decidió contratar a un albañil para que le ayudara a hacer el trabajo más pesado.

Cuando el albañil comenzó los arreglos del baño, tumbó una pared que para su sorpresa, escondía una pequeña habitación, lo que inmediatamente se lo comunicó a Sofía, cuando se dispusieron a entrar al misterioso cuarto abandonado, lo que encontraron dentro fue algo muy perturbador, pues estaba el cuerpo esquelético de una mujer estaba colgado, tenía una larga cabellera y llevaba puesto un vestido largo y negro que estaba lleno de cenizas.

Sofía estaba aterrada, no sabía porque había un cuerpo dentro de las paredes de su local, decidió llamar a los dueños, quienes asombrados llamaron a las autoridades.

Al descuido de Sofía esperando a las autoridades fuera del local, su pequeño hijo Léo se acercó al esqueleto, y sintiendo mucha lástima por ella pensando que la mujer había sufrido y sido abandonada en esa oscura habitación, decidió descolgarla para después ponerla en el piso, cruzo sus brazos e hizo una oración para ella, para que descansara en paz.

Cuando los forenses se llevaron el cuerpo y terminaron las investigaciones, a Sofía le comenzaron a salir las cosas muy mal. Al principio eran detalles del restaurante, luego su pequeño hijo enfermó, y después al abrir la fonda estaba completamente sola, no había ni un solo cliente. Sofía estaba aún más preocupada al saber que sus pocos ahorros se iban acabando por mantener el lugar.

Un día de la nada, una mujer desconocida llamada Inés se acercó a la fonda para pedir trabajo. La mujer era hermosa, llevaba un vestido negro y su cabello era muy largo. Sofía le comentó que en esos momentos estaba pasando por una situación difícil y que no la podía contratar porque no había suficiente dinero para pagarle, pero Inés le insistió diciéndole que ella no quería el dinero, simplemente lo único que le pidió a Sofía era un cuartito donde ella pudiera quedarse y comida.

A Sofía le dio lastima la pobre mujer después de tanto insistir que tomó la decisión de contratarla, mientras le buscaba otro lugar donde acomodarla para que se quedara, le puso un pequeño catre en el cuarto escondido del baño para que durmiera allí.

Sin explicación, a la mañana siguiente comenzó a llegar montones de gente a la fonda, desde ese entonces el lugar siempre estaba lleno de clientela, las cosas parecían mejorar para Sofía, su hijo se alivió y eran tantas las cantidades de dinero que entraban que decidió comprar el local para seguir ampliándolo. Unos meses después “la fonda de Sarita” empezó a ser muy reconocida…

Inés era muy querida en la familia, le tenían aprecio y Léo parecía tenerle un enorme cariño, cuando Sofia tuvo el dinero suficiente para comprarse una casa más grande invitó a Inés para irse a vivir con ellos, pero ella se negó diciendo que no podía. Cuando la fecha de cumpleaños de Léo llegó hicieron una pequeña reunión familiar en donde invitaron a Inés, claro porque ella también era parte de la familia.

A la hora de dar los abrazos, Inés se acercó al pequeño Léo, se hincó frente a él tomando su mano y le susurro al oído: “Gracias por tener compasión de mi sufrimiento, ya no me necesitan y nunca te voy a olvidar” soltando lagrimas en su rostro.

Al día siguiente, cuando era la hora de abrir el restaurante se percataron que Inés ya no se encontraba más allí, parecía que había desaparecido y nunca más la volvieron a ver.

Aún así, la fonda continua hasta el día de hoy siendo un lugar muy próspero.

¿Y tú conocías la leyenda de “La fonda de Doña Sarita”?