La historia verdadera de la película “The possession” (El Origen del Mal)

El Dibbuk es un demonio de origen judío, el cual es capaz de poseer a un ser humano o cualquier criatura viviente. Se cree que es el alma de un muerto que no ha encontrado paz y sigue buscando cumplir su objetivo que una vez tuvo en vida.

La leyenda de la caja Dibbuk

La palabra Dibbuk se deriva del hebreo que significa “adhesión”. Haciéndole honor a su nombre, este ser maligno se adhiere a las personas, para cumplir su objetivo. Esta alma al convertirse en un demonio, su objetivo deja de ser algo común, buscando siempre la oportunidad de adherirse a alguien para seguir llevando a cabo actos diabólicos y mortales. De los cuales toma fuerza su posesión. Y una vez cumplido su objetivo, se dice que abandona el cuerpo al que ha poseído.

La leyenda de la caja Dibbuk

Aunque los casos no han sido de esta manera, ya que las personas que han sido poseídas, requieren de un rabino experto para llevar a cabo el exorcismo, 10 personas más dentro del ritual y hacer sonar un cuerno para desorientar al demonio. Mientras se lee el salmo 91 en tres ocasiones para comunicarse con el Dybbuk y forzarlo a abandonar el cuerpo, mostrándole el camino para que encuentre la paz que busca.

La leyenda de la caja Dibbuk

Siendo totalmente un engaño, mostrarle a un demonio el camino a la paz. Ya que se dice que los Dybbuk son almas que no han sido aceptadas ni siquiera en el “Gehena”, termino hebreo para referirse al infierno o que han sido expulsados por cometes crímenes tan graves. Crímenes fuera de nuestra imaginación y tan espeluznantes que el simple hecho de saberlos, podrían cambiar nuestras mentes para siempre. ¿Qué crimen sería lo suficientemente malévolo, para no ser aceptado en el infierno o ser expulsado?

La leyenda de la caja Dibbuk

Se cree que el Dybbuk, son almas de asesinos o violadores, personas con una mente tan retorcida que no tienen derecho a una eternidad de paz.

Después de haber exorcizado al Dybbuk, se encierra en una caja de madera especial con escritos judíos utilizados para sellar al demonio y mantenerlo en un lugar que podría ser incluso más terrorífico que el mismo infierno.

La leyenda de la caja Dibbuk

La leyenda de la caja se remonta a la segunda guerra mundial cuando el propietario original, un superviviente del holocausto polaco, escapó y llegó a España y tiempo después a EUA.

La leyenda de la caja Dibbuk

Existió un caso sobre la muerte de una mujer poseída en el 2001 y su nieta que vendió la caja a un empresario de nombre Kevin Mannis en Oregón, ocultándole la maldición que contenía. Ya que, al ser abierta, liberaría una serie de acontecimientos trágicos para la persona que liberara al demonio encerrado.

La leyenda de la caja Dibbuk

Como era de esperarse, casos paranormales empezaron a ocurrir en la tienda de antigüedad donde se encontraba guardada la caja. Sonidos provenientes del sótano y extraños olores, así como presencias malévolas rondando y buscando su próxima posesión de cuerpo.

La leyenda de la caja Dibbuk

No pasó mucho tiempo la caja en posesión de Mannis. Y unos meses después le regaló la muerte de forma lamentable a su propia madre. Debido a que poco después de haber obtenido la caja de su hijo, la madre murió de un derrame cerebral. Consciente de esto Mannis intentó deshacerse de la caja y en el 2003 la vendio por 140 dolares a Losif Nietzke por medio de Ebay.

La leyenda de la caja Dibbuk

Las actividades paranormales continuarion con la caja en posesión de Losif Nietzke. Confirmó lo anteriormente ocurrido a Kevin Mannis e incluso llegó a tomar más fuerza, experimentando infestaciones de insectos y mal funcionamiento de aparatos electrónicos, hasta un olor a amoniaco proveniente de la caja.

La leyenda de la caja Dibbuk

El ultimo dueño fue Jason Haxton, quien escéptico de la situación, tomó posesión de la caja. Ha detallado en un libro escrito por el, los acontecimientos detallados de sus vivencias tras obtener su propio infierno personal de nombre Dybbuk.

La leyenda de la caja Dibbuk

Está leyendo se volvió tan popular que fue utilizada su historia como base para la película “The possession” (El Origen del Mal) producida por Sam Raimi.