Skip to content

La otra

La otra 1

Desde que era pequeña, he sido una persona muy susceptible a ver personas fallecidas en mis sueños, y peor aún… personas con vida que al poco tiempo de soñarlas fallecen.

He aprendido a vivir con esto, mi mamá siempre decía que estaba solo en mi mente y nada más.

Pero hay un sueño en especial que hasta la fecha me quita la calma y altera mi paz interior por varios días.

Cuando cumplí 8 años, soñé que me encontraba sola en mi casa, el día era lluvioso muy fuerte, estaba sentada frente al televisor, cuando de pronto tocaron la puerta de la casa, al principio no hacía caso, pero después comenzaron a tocar la puerta más fuerte casi al punto de derribarla, entonces decidí abrirla.

Al abrir la puerta me sorprendió ver el rostro de lo que estaba ahí, el mismo cabello desarreglado, los mismos ojos, los mismos labios y mi vestido azul favorito… era YO.

La otra 2

Definitivamente era yo y eso me aterraba mucho.

Me sonrió y me dijo: “al fin te encontré, este es mi hogar y hoy lo voy a recuperar” al instante saltó sobre mi arañando mi ropa con unas manos que se transformaron en garras, forcejeamos y a como pude salí huyendo hacia la calle.

Casi no podía ver, llovía demasiado, traté de correr para alejarme, y la escuchaba reír atrás de mí, pero no la podía ver. Me decía que no podía escapar, recuerdo que en el sueño tropecé y caí en un charco de lodo, ella apareció saltando sobre mí y de una mordida arrancó parte de mi cuello, me brotaba la sangre a chorros mientras ella se reía.

En ese momento desperté muy aterrada, jamás me había sucedido algo parecido, era una pesadilla, pero lo había sentido tan real.

Lo más aterrador fue que al sentir mis manos las sentía muy extrañas y adoloridas, la luz estaba apagada por lo que no pude verlas muy bien, al prender el foco de mi cuarto, me fijé bien en mis manos, las tenía llenas de arañazos, me asusté tanto que fui directo al baño y en el espejo me vi el cuello, lo tenía rojo del lado donde supuestamente en mi sueño me habían mordido, y unas pequeñas marcas como dientes, esa noche tuve que despertar a mis padres para explicarles y enseñarles lo que había sucedido, desde esa vez recuerdo que duré varios días con miedo a volver a dormir.

La otra 3

Ahora tengo 22 años, ella sigue viniendo a mis sueños puntualmente cuando se acerca mi cumpleaños, ella al igual que yo ha crecido, se sigue viendo exactamente igual a mí, es como verme al espejo pero con una mirada más profunda y tenebrosa, y su escalofriante sonrisa que de verdad me aterra demasiado, a veces viene cuando sueño que estoy en el centro comercial, en el campo, en la universidad, incluso la he visto comer animales, pero siempre repite esta frase que nunca la olvidaré: “voy a recuperar mi hogar”.

La otra 4

He ido con algunos expertos en el tema, pero nadie me ha podido ayudar, solo dicen lo mismo, que se puede tratar de algún espíritu maligno intentándose apoderar de mi cuerpo, y se acerca cada vez más a mí a través de mis sueños porque sabe que soy muy sensible a ellos.

Si alguien ha escuchado esto antes o sabe de alguien quien realmente me pueda ayudar con lo relacionado, por favor coméntalo.

María Magdalena (convocatoria de relatos de terror Edy Doo)