Skip to content

Leyenda de La señora del Cinco

Después de leer esta leyenda de “La Señora del Cinco”, desearás nunca tener que topártela…

La señora del cinco Leyenda

Cuenta la leyenda que hace varios años en Mexicali, Baja California, vivía una madre de bajos recursos, la cual en vez de dar amor a sus hijos, convirtió sus vidas en una pesadilla…

Se dice que la señora tenía muy mal carácter, no le demostraba a sus hijos el cariño que merecían, los maltrataba verbalmente y fisicamente, y cuando estaba más enojada, los encerraba sin darles de comer.

Así fue durante largos años hasta que finalmente sus hijos crecieron, trabajaron duro, se casaron, y la abandonaron para no volverla a ver nunca más, pues era terrible el rencor que sentían hacia ella.

La señora estaba triste y sola, no tenía a nadie más en su vida, estaba llena de remordimientos por haber sido una mala madre, así que tomó por iniciativa propia ir a la iglesia más cercana de la ciudad, para confesarse y pedir perdón por todos sus pecados.

Al llegar, le contó al padre todas las barbaridades que les hizo sufrir a sus hijos, y al terminar de escucharla, el religioso le dijo que sus pecados eran tantos que no podía ayudarla. La única manera que le quedaba era viajar a Roma para que ahí encontrara el perdón de Dios.

La señora estaba desilusionada, y quebró en llanto, era muy pobre que no tenía para pagar un viaje y menos hacia un lugar tan costoso como lo es Roma, el padre al ver a la señora desesperada le aconsejó que pidiera limosna, pero para que su penitencia fuera más severa, le dijo que solo podía aceptar monedas de 5 centavos, que si le llegasen a dar más cantidad, tendría que devolverlas.

La mujer no quería perder más el tiempo, así que al salir de la iglesia, se sentó justo en frente y empezó a pedirle limosna a toda la gente que pasaba por ahí. Así comenzó hacerlo todos los días, desde muy temprano hasta ya muy tarde, cuando el sol se ocultaba.

La gente que pasaba por la iglesia con frecuencia, hablaba de ella, ya que se sorprendían porque al intentarle dar más monedas, la mujer las rechazaba, solo aceptaba una moneda de 5 centavos y no más… Comenzaron a llamarla: “la señora del cinco”.

Así estuvo durante muchos años, hasta que la señora fue envejeciendo cada vez más, lamentablemente poco antes de poder cumplir con su misión, ella se enfermó y su vida terminó.

Se dice que días después de su partida, un señor caminaba de noche por la calle de la iglesia, en la esquina vio a una mujer mayor con apariencia humilde, y llevaba puesto un velo en su rostro.

El señor no le tomo importancia por lo que siguió su camino, de pronto sintió que alguien tocó su espalda y al voltear se encontró frente a la mujer, la cual le pidió que si le regalaba 5 centavos, el señor amablemente le dijo que no tenía 5, pero que podría darle uno de 20.

La mujer sin tomarlo y sin decirle nada, se descubrió la cara, para así mostrar su verdadero rostro… el de una calavera.

“Le pedí cinco, no veinte… ¡Lo maldigo!” gritó el espectro.

La señora del Cinco en la actualidad

El día de hoy, se dice que durante las noches, el espíritu de la señora del cinco sigue vagando por la calle de la iglesia, pidiéndoles a la personas que se la llegan a topar cinco centavos, si se los das te deja ir en paz, pero si le llegas a ofrecer más, ella mostrara su rostro perturbador y te maldecirá provocándote desgracias al poco tiempo.

¿Y tú que harías si te encuentras con la señora del cinco?

Atte. Edy Doo

La bailarina sin cabeza – Otra leyenda de Baja California