Skip to content

La tragedia de “Armero”

La tragedia de “Armero” 1

Hace muchos años en el pueblo de Armero, Colombia, un sacerdote fue brutalmente asesinado a manos de algunos habitantes de su comunidad, la leyenda cuenta que antes de morir, el padre lanzó una maldición al pueblo, sus últimas palabras fueron: “No quedará piedra sobre piedra de Armero”, independientemente si fue verdad o no, 37 años después, Armero sufriría una tragedia que marcaría la historia en el mundo.

La tragedia de “Armero” 2

Una noche de 1985, el volcán Nevado del Ruiz hizo erupción provocando que una avalancha de lodo, tierra y escombros arrasara con el pueblo colombiano, de 29.000 habitantes solo 9.000 sobrevivieron, los otros 20.000 quedaron sepultados entre el lodo y escombros, convirtiendo al pueblo en un enorme cementerio, a quienes murieron se sumaron 5.000 fallecidos más de comunidades aledañas.

La tragedia de “Armero” 3

Tanta muerte y dolor dan lugar a un sin fin de leyendas e historias de terror respecto al pueblo fantasma, las más conocidas se las relataré en los siguientes párrafos…

La tragedia de “Armero” 4

Una de las victimas de este desastre natural fue Omayra Sánchez, una niña de 13 años, quien quedó atrapada entre los escombros y el lodo dentro de su casa, toda su familia murió, a excepción de su madre quien estaba en un viaje de negocios, la niña en un principio logró sobrevivir, su cuerpo estaba parado sobre los cadáveres de su padre, su hermanito y su tía, solo su cabeza sobrepasaba el lodo.

Lamentablemente por la situación en la que estaba no era fácil de salvarla, pues para sacarla le tenían que apuntar las piernas pero moriría por la falta de equipo quirúrgico, la otra opción era traer una moto-bomba para succionar el agua que la sumergía pero se encontraba hasta Medellín.

La tragedia de “Armero” 5
La niña se mantuvo valiente y llena de fe de que se salvaría, rodeada de periodistas y rescatistas a quien les estaba agradecida por su apoyo, incluso les decía que se fueran a descansar un rato, que después la sacarán, pero ese momento de libertad no llegó hasta que Omayra perdió la batalla al tercer día cuando murió, en una entrevista la niña dijo sus últimas palabras: “Madre, si me escuchas, quiero que reces por mí para que todo salga bien”.

En la actualidad se puede encontrar la tumba de Omayra en el lugar que falleció, su tumba se encuentra rodeada de flores, veladoras y juguetes, personas de todo el mundo la visitan para pedirle milagros, pues para muchos es considerada una santa. En el lecho de su muerte se puede ver la fotografía que dio la vuelta al mundo, donde esta plasmado el calvario de la niña mientras estuvo atrapada, además de otras de sus fotos cuando la niña bailaba con un traje típico antes de la tragedia.

La tragedia de “Armero” 6
Se dice que en el pueblo abundan más almas en pena que vivos, pues visitantes y vecinos de Armero cuentan que se escuchan lamentos y susurros al oído de espíritus que aún no encuentran el descanso eterno, pues se piensa que muchos de los fallecidos dejaron asuntos pendientes y/o necesitan cristiana sepultura.

También se pueden ver sombras y fantasmas con claridad entre las ruinas, incluso en muchas fotos y videos ha sido capturada actividad paranormal, ya sea mediante voces o apariciones misteriosas.

La tragedia de “Armero” 7
En una zona cerca del pueblo devastado, los niños aseguran que seres del más allá siempre están presentes en su comunidad, el padre celebra la eucaristía en la escuela porque los pequeños afirman que es la única forma de calmar a los espíritus.

La tragedia de “Armero” 8
Un dato curioso es que cuando el volcán hizo erupción, el único lugar que no fue afectado fue el panteón del pueblo, pero aún así los cadáveres sufrieron consecuencias negativas, pues aprovechándose de la soledad en el pueblo, practicantes de brujería profanan las tumbas para realizar magia negra, irrumpiendo el reposo de los muertos.

La tragedia de “Armero” 9
Esta es la trágica historia de este pueblo fantasma, el cual a pesar de haber sido abandonado, siempre será recordado…

Atte. Eddie Doo