Si bien los zombies son una ficción, sus características son basadas en hechos reales, un ejemplo es la historia que envuelve la película del director Wes Craven “The Serpent and the rainbow” (La serpiente y el arcoiris), esta la realizó justo después de terminar “Pesadilla en la Calle del Infierno”, donde también se basó en la realidad de un grupo personas que murieron al dormir y en la ciudad de Los Angeles. El caso de este filme se basa en un herbolario que es contratado por un corporativo farmaceutico para encontrar una droga muy particular que mata físicamente a las personas por un periodo de tiempo y después reviven, estos son controlados por el santero a manera de magia vudú, utilizando un polvo hecho con muchos elementos para envenenar a las personas.

La trama de la película se desarrolla entre una dictadura militar llena de asesinatos y control político en la isla de Haití, cabe destacar que en este lugar es muy regular las prácticas de magia negra, en especial la magia vudú, ya que es una isla que se pobló en su mayoría por personas de África, lugar donde se suelen ejercer este tipo de ritos y dogmas. El vudú es una de las más aterrorizantes praxis, se suelen controlar a las personas a través de un muñeco, esto es algo parecido a lo que pasa en la película de Craven.

El filme está basado en el libro de Wade Davis, investigador que habla de Clairvius Narcisse, un hombre envenenado, enterrado vivo y presuntamente un zombie, el cual fue obligado a trabajar junto con otros zombies en plantaciones de azúcar sin paga alguna, este logro ser libre hasta que murió el Bokor o brujo que lo controlaba, por lo regular los brebajes en la brujería son algo complicados de realizar, requieren de una gran cantidad de ingredientes, en el libro se narra de manera detalla los materiales que se usan para crear esta pócima tan poderosa.

Sin duda es de analizar el hecho de que estamos ante un mundo mágico que en ocasiones no queremos creer la diversidad de energías que hay en el ambiente, hay que destacar que toda historia tiene un trasfondo, el conde Drácula es un ejemplo de ello. El control a voluntad es una de las prácticas de brujería más conocidas, por lo regular se utilizan cuando se pretende tener el amor de una persona bajo control, es importante destacar que todos los brebajes y venenos son basados en la herbolaria y la naturaleza, tal como se puede apreciar en la película.

Sin duda es un filme que tiene que ser visto si eres amante de las peliculas de terror, en la historia se aprecian elementos clásicos del género, desde fantasmas e imágenes que sorprenden hasta un poco de terror psicológico, sin duda las historias basadas en hechos reales son dignas de análisis y de concientizar sobre la gran espiritualidad y maldad que hay en el mundo.

Atte. Eddie Doo