Skip to content

Las brujas de Salem

(La verdadera historia de las series: “Salem y American Horror Story: Coven”)

En el año de 1692 en un pueblo llamado Salem en Nueva Inglaterra, arribó el terror a cada uno de los rincones de esa maldecida tierra. El parteaguas de esta historia es cuando 2 niñas comienzan a sufrir convulsiones sin explicación alguna, su personalidad se volvió oscura e inestable, insultaban a Dios y ladraban como perros.

Los habitantes de Salem determinaron que las niñas sufrían una posesión demoniaca, debido a que fueron víctimas de brujas, que eran mujeres y hombres que habían obtenido un sobrenatural poder después de haber pactado con el diablo.

A las poseídas niñas se les fue forzadas a decir nombres de las brujas que las hechizaron, y estas dieron tres nombres. Dos de ellas nunca confesaron su culpabilidad pero una de ellas si confesó ser una sierva del Diablo, su nombre era Tituba, quien era una esclava proveniente de Barbados y era nana de una de las niñas poseídas. Tituba era conocida entre las niñas de Salem por narrar historias y cuentos de Vudú.

En Salem y los pueblos cercanos se incrementaron los casos de niñas poseídas, por lo que se originó la caza de brujas, toda aquella persona que viera algún comportamiento extraño de alguno de sus habitantes, tenía que acusarlo. El problema es que todo comportamiento que no era el adecuado según las sagradas escrituras era indicio de que la persona era practicante de la brujería, y así comenzó la guerra de las acusaciones, algunas acusaciones eran mal intencionadas y sin fundamento, pero suficientes para llevar a la persona a juicio.


Se dice que mas de 200 personas fueron llevadas a Juicio, aunque solo alrededor de 20 personas, en su mayoría mujeres, se les llevó a la hoguera o a la horca. Años más tarde, se declaró que de esas personas que fueron llevadas a la muerte, solo 3 realmente rendían culto a Satanás.

La mayoría de las mujeres acusadas de brujería en la historia se dice que eran inocentes, pues las verdaderas brujas eran lo suficientemente astutas y poderosas como para ser descubiertas.

Atte. Edy Doo