Skip to content

Leyenda de la Novia de la Muerte

Conoce una de las leyendas mexicanas más aterradoras sobre una novia fantasma y una carretera

La Novia de la Muerte

Cuenta la leyenda sobre una hermosa muchacha llamada: “Verónica”, ella se encontraba muy ilusionada pues contraería nupcias en pocos meses, con el amor de su vida Fernando, lamentablemente el destino no sonreía tanto como sus ilusiones…

Pasó el tiempo, y la fecha de la boda estaba por acercarse. Unos días antes, Verónica decidió viajar en carretera para entregar las invitaciones a sus familiares que vivían en las afueras de la ciudad y así aprovechó para convivir con ellos antes del gran día.

Cuando se llegó el día de la boda, Verónica aún se encontraba un poco lejos, por lo que se levantó temprano para apurarse en cambiarse y llegar a tiempo frente al altar.

Ella se subió al auto de un chofer, a quien ella había contratado para que la llevara directo a la ceremonia, mientras iban en la carretera Veronica llevaba consigo un mal presentimiento, pues el clima era muy malo y algo en su corazón le decía que algo no estaba bien.

Llovía y relampagueaba con mucha intensidad, y su tía quien también estaba en el auto con ella, la notaba muy inquieta, por lo que intentó tranquilizarla diciéndole que todo saldría bien, que ese sería el mejor día de su vida…

Ya estaban a unos minutos de llegar a la iglesia, pero aun así iban tarde, por lo que a pesar de encontrarse en una carretera con curvas pronunciadas, el conductor decidió acelerar el paso.
Lamentablemente esa decisión cambiaría la vida de los novios para siempre…

Pues desafortunadamente el chofer perdió el control del carro, al derrapar hacia un barranco, por el cual cayeron al abismo.

Verónica nunca llegó a su boda, pues ella perdió la vida instantáneamente.

Años más tarde, después de la funesta tragedia, un ex compañero de la escuela de Verónica, tuvo que viajar de imprevisto, y pasar por donde había sucedido el terrible accidente. Era de madrugada, cuando iba manejando solo por la carretera, y mientras pasaba exactamente por la curva donde Veronica dejó su último aliento.

Algo atrajo su atención hacia el espejo retrovisor de su auto, que al voltear por unos segundos, vio en él, aquella mujer que no le fue difícil reconocer, sentada en el asiento trasero con su rostro deformado y llorando… Se trataba de Verónica.

Horrorizado el muchacho perdió el control de su vehículo y se volteó de una manera aparatosa, y aunque no logró sobrevivir para el amanecer, si alcanzó a contar su escalofriante historia poco antes de partir.

En tiempos actuales, se cuenta que si alguien viaja de noche y a solas, en esa carretera que se encuentra en los alrededores de la ciudad de México, haga lo que haga nunca debe mirar hacia el espejo retrovisor, pues el espíritu de Veronica estará sentada justo detrás… tratando de provocar que un alma más, corra con el mismo destino que ella sufrió.

Leyenda de los Novios de los Azufres Michoacán

La mujer de blanco de Guaymas

La nueva y oscura entidad del museo de Los Warren… “La Novia”