Skip to content

Leyenda El Huay Chivo

En el Estado de Yucatán existen muchas historias sobre encuentros espeluznantes que relacionan a los brujos llamados: “Huay”, la leyenda más terrorífica sobre estos seres, es la de “El Huay Chivo”

¿Que son los Huay?

Los Huay son seres humanos comunes y corrientes, como la mayoría de nosotros, pero con la gran diferencia que en ellos abunda la maldad. Son fieles brujos practicantes de la magia negra, venden su alma al Diablo, haciendo sacrificios de vidas humanas para que el señor de las tinieblas les conceda terribles favores.

Ellos pueden transformarse en cualquier animal que deseen, pero no lucen como uno normal, sino que su aspecto físico es más bien como mitad humano y mitad animal.

Estos seres perversos, son dueños de la oscuridad, suelen transformarse durante la noche para salir a despertar el temor hacia ellos, espantando a la gente y provocando desgracias.

Leyenda del Huay Chivo

Existe una leyenda que cuenta que por las carreteras de Yucatán, ronda una de estas bestias en forma de chivo, quien aterroriza a todo aquel que se tope en su camino.

Dicen que en las madrugadas, donde están los caminos más solitarios, te puedes encontrar con el Huay Chivo, un ser horrendo y muy poderoso, que sale para realizar rituales, encantamientos o hechizos, y después se alimenta del ganado de los habitantes.

Si se te llega a cruzar por el camino, te puedes dar cuenta que es uno de  los huayes, por ser un animal diferente y extremadamente grande, su aspecto es como el de un ser diabólico que le brillan los ojos rojos en la oscuridad.

Se recomienda que no lo veas directo, ya que si te atreves a sostenerle la mirada, podrías sufrir grandes consecuencias, como enfermedades con muchos malestares y hasta podría arrebatarte la vida.

Leyenda del Huay Chivo Origen 

Esta leyenda comienza hace muchos años atrás, en un pueblo yucateco, donde vivía un niño con grandes habilidades herbolarias, el pequeño era famoso por conocer todas las plantas y sus magnificas propiedades, usándolas para ayudar a curar las enfermedades de las personas.

El niño creció pero lamentablemente dejó su bondad para convertirse en un “Huay”.

Se había enamorado de una chica del pueblo que se encargaba de cuidar y alimentar a los chivos. El chico desesperado, porque no atraía su atención, decidió hacer un intercambio con el Diablo, ofreció su alma y sus servicios para tener el poder de convertirse en chivo, y así estar más cerca de su amor.

Pero las cosas no resultaron como él quería, pues algo había resultado mal en el conjuro que se transformó en una bestia horrenda en forma de chivo, la misma criatura que ahora acecha a los transeúntes nocturnos… El Huay Chivo.

¿Y tú ya conocías la leyenda de El Huay Chivo?

Atte. Edy Doo

Xtabay – Otra leyenda de Yucatán</a