Skip to content

Leyenda de La Presa de San Miguel Cosahuatla

Conoce la aterradora leyenda de la Presa de San Miguel Cosahuatla, cuya construcción costó tantas vidas…

En el Estado de Puebla, en el año de 1950 comenzaron la excavación para la construcción de una presa, la cual estaría maldita…

Leyenda de La Presa de San Miguel Cosahuatla

La leyenda cuenta que los trabajadores que laborarían en dicha excavación, la mayoría eran foráneos, ya que muy pocas personas de San Miguel Cosahuatla, habían aceptado el trabajo.

Desde el comienzo de la construcción, las cosas no pintaron para bien, ya que el primer día de trabajo, varios de los foráneos del personal decidieron a la hora de comida, nadar en las aguas para refrescarse y descansar del tremendo calor que hacía, pero para su mala suerte no salieron con vida, misteriosamente los encontraron a todos ahogados.

Otro de los trágicos sucesos que se cuentan, es que mientras excavaban para formar el cimiento de la presa, la tierra se derrumbó sin explicación, dejando a los trabajadores atrapados y enterrados, pero lo más extraño fue que solo sobrevivieron los habitantes de San Miguel Cosahuatla, a ellos nunca les pasaba nada.

A partir de aquí, comenzaron a surgir rumores de los habitantes, decían que en sus tierras habitaba un demonio que cuidaba las montañas del pueblo, solo erradicaba contra los foráneos y no con los mismos habitantes de la zona.

Se decía que los trabajadores que se presentaban a trabajar, mientras iban en el camino que los dirigiría hacia la presa, sufrían accidentes donde sus vidas eran arrebatadas, y los que corrían con la suerte de sobrevivir se les aparecía el mismo demonio furioso.

Se dice que, cuando se intentaba excavar o seguir con la construcción, el mismo demonio se aparecía con un aspecto atemorizante, y que para dejarlos seguir, les pedía a los trabajadores que buscaran víctimas que él encerraría vivas y las dejaría paradas por debajo de la tierra para que sostuvieran la presa.

Fue entonces que los trabajadores mismos de San Miguel Cosahuatla, llevaron gente de sus propias tierras, pero el demonio no los quería porque eran de su pueblo, él sólo quería a personas de fueras.

Así que los habitantes de ahí decidieron hacer un plan para llevarlos, cuando se presentaban estos nuevos trabajadores les ofrecían alcohol, y después cuando estaban estado inconsciente, se los llevaban y los metían a la fosa para que el demonio se encargara de encerrarlos.

La Presa de San Miguel Cosahuatla en la Actualidad

El día de hoy, se dice que en la presa de San Miguel Cosahuatla, cuando llueve muy fuerte y se quiere desbordar el agua, se pueden escuchar los gritos y lamentos de las personas atrapadas, que están desesperadas por que el agua los arrastra.

Los habitantes más cercanos de esta zona han presenciado demasiada actividad paranormal y aseguran que los mismos turistas salen aterrados al encontrarse con esta manifestación demoniaca.

¿Y tú ya conocías esta leyenda de la Presa de San Miguel Cosahuatla?

Otra leyenda de terror relacionada a la construcción de una presa – Los niños emparedados