Hace algunas décadas existió en la ciudad de San Nicolás de los Garza, Nuevo León, un balneario donde las familias iban a disfrutar de su tiempo libre, y aunque la mayoría de las personas que pudieron visitar el lugar, llevan consigo gratos recuerdos, hay una minoría que llevan unos muy escalofriantes, y para otros más desdichados, ellos son el recuerdo… pues murieron dentro de las instalaciones.

El balneario se llamaba “Los Rodríguez”, y fue muy popular en su tiempo, sin embargo la ola de muertes que ocurrieron en el lugar, terminaron por cerrar el centro recreativo. Todas las historias que sucedieron son desgarradoras, pues los fallecidos, en su mayoría niños, murieron ahogados; sin embargo se cuenta una historia en especial, que al parecer es la más escalofriante, y es que se dice que un niño desapareció en las albercas en un descuido de sus padres, pasaron los días y no lo encontraron nunca, por lo que se pensó que se trató de un secuestro.

Después de este terrible episodio, ya nada volvió a ser igual en el balneario, pues al pasar de los días, comenzó a ocurrir actividad paranormal dentro de las instalaciones, pues en una de las albercas, personas empezaron a sentir que unas manos los agarraban con desesperación, como si alguien se estuviera ahogando, pero no había nadie, al menos nadie que los vivos pudieran ver.

Otras de las manifestaciones, era la aparición de un niño perdido, pues el pedía ayuda a los grandes para encontrar a sus padres, sin embargo en cuestión de segundos, el pequeño desaparecía de manera inexplicable.

Cuando caía la noche se podía escuchar unos estremecedores lamentos de un niño, alguien que estaba ahí, pero que nadie podía encontrar; uno de los trabajadores y una turista contaron haberlo visto, los dos en noches distintas, el niño los tomó con su mano helada, y les pidió que lo acompañaran rumbo a una zona desértica dentro del parque, sin embargo no pudieron ayudarlo, pues ambos se desmayaron por la impresión, ya que mencionan que el niño tenía un aspecto perturbador, pues estaba mojado y en su rostro morado reflejaba un inmenso terror, como si hubiera muerto ahogado.

Pasado el tiempo, rumores comenzaron a esparcirse, se decía que el día que el niño desapareció, fue porque murió ahogado, y uno de los salvavidas encontró su cadáver, pero por miedo a ser culpado, ya que era su responsabilidad mantener a los visitantes a salvo, decidió enterrarlo en un lugar solitario de “Los Rodríguez”.

Siguieron pasando los años, y aquel lugar donde la muerte habitó, se convirtió en una concurrida plaza comercial, llamada: “Citadel”, donde a pesar que todo se construyó desde cero, las tragedias no se han podido olvidar, y las almas en pena que quedaron atrapadas, aún siguen manifestándose en diversos puntos de la plaza.

Son múltiples los testimonios de visitantes y trabajadores que aseguran ver entes del más allá, uno de los establecimientos donde más fenómenos paranormales suceden, es en la tienda departamental “Sears”, donde por las mañanas, poco antes de abrir al público, aparecen huellas pequeñas de agua, señal de que alguien mojado estuvo merodeando por la madrugada.

En otras de las tiendas, se dice que hay una bodega, en donde se puede encontrar un pozo de agua, se piensa que era una de las albercas, trabajadores relatan que ahí se escuchan risas, les avientan cosas y en ocasiones se ha podido ver el espectro de una niña y un niño. También se dice que en el cine, cuando están proyectado las películas, se ven siluetas de niños en las esquinas. Y por si no fuera suficientemente aterrador los anteriores relatos, en los baños de la plaza, suele aparece un niño preguntado por sus papás.

Estas son solo algunas de las muchas anécdotas que se cuentan, pues en toda la plaza comercial se han reportado la actividad de esos seres que no pueden descansar, es por lo mismo que muchos guardias han renunciado, al ser victimas de tan espeluznantes manifestaciones, secuelas de una muerte inesperada, que no ha permitido a los niños irse del mundo al cual ya no pertenecen, pues ellos piensan que aún están vivos.

Atte. Edy Doo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here