Skip to content

El otaku asesino “Tsutomu Miyazaki”

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 1

Tsutomu Miyazaki nació prematuramente en Tokio en 1962, por las condiciones de su nacimiento en sus manos se desarrolló un problema que le impedía doblar las muñecas hacia arriba, por una deformación en sus articulaciones, por lo que desde muy pequeño recibió constantes burlas en la escuela, haciéndolo una persona solitaria e incapaz de hacer amigos. Conforme fue creciendo su única compañía fueron los animes, mangas y películas que coleccionaba por miles, su mundo fue perdiendo realidad y acabó matando secuestrando, matando y violando a varias niñas menores de 10 años.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 2

De pequeño, Tsutomu tenía sueños como todos los demás, soñaba con tener un buen trabajo y vivir bien, como su familia. Pero a pesar de ser alguien inteligente y de buenas calificaciones, su condición con las manos lo frustraba, y creía que su dificultad para congeniar con otras personas se debía a esto, pues hasta sus hermanas lo intentaban evadir, calificándolo de raro. Sus padres, por otra parte, eran exitosos, pero también adictos al trabajo, por lo que no solían compartir tiempo con él, e intentaban suplir ese tiempo comprándole regalos, como el automóvil con el que luego acabaría secuestrando a las pequeñas. El único miembro de su familia que le prestaba atención y lo escuchaba era su abuelo.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 3

Aunado a esto, existía una frustración sexual enorme en el hombre pues, según testimonios el pene de Tsutomu era demasiado pequeño, seguramente a causa de su nacimiento prematuro, sin embargo, a él le volvía completamente deprimido, provocándole miedo y odio hacia las mujeres, hasta que finalmente desarrolló inferioridad sexual. En la universidad era conocido por aprovechar oportunidades como partidos de tenis para fotografiar entrepiernas femeninas, y llegó a un punto en que la pornografía estándar no le bastó y acabó adquiriendo pornografía infantil.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 4

Lamentablemente, el abuelo murió y según quienes estudiaron su caso, aquello pudo ser uno de los motivos que detonaron al asesino en el interior de Tsutomu pues, ya no había nadie que le importara ni que le prestara atención, el mundo era solo otra historia de sus historietas y él era el protagonista. Tres meses después de esta ruptura de su sociedad, comenzaron sus asesinatos.

Al principio solo presentaba lapsos agresivos, como una ocasión en que espiaba a su hermana bañarse y fue descubierto, pero en lugar de escapar o justificarse la estampó violentamente contra la bañera. Pero pronto, todo iría a peor.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 5

Una tarde, Mary Konno de cuatro años salió de casa a visitar a una vecina, pero en el camino, en el complejo de departamentos, un choche estacionó a su lado y desde adentro el chofer la invitó a ir a un “lugar fresco”. La niña accedió por la inocencia de una niña tan pequeña, jugando con la radio del coche. El hombre la llevó a un bosque, donde se bajaron y anduvieron caminando un rato, así anduvieron por media hora hasta que la niña, cansada y un poco asustada comenzó a sollozar y Tsutomu se asustó pues, si lloraba sería descubierto muy fácilmente, por lo que no encontró otra forma de detenerla que estrangularla. Una vez muerta, la desvistió, la tocó y abandonó su cuerpo en el bosque. Esa tarde nacía el asesino Otaku.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 6

A partir de la desaparición de la pequeña se lanzó una alarma en Tokio señalando que no dejaran a sus hijos solos. Pero al no encontrar ninguna pista del paradero de la pequeña, a un mes y medio del asesinato, el asesino tomó otra vida. Esta vez de una niña de siete años, a quien convencería de igual manera a viajar en el coche y la volvería a llevar al mismo bosque. Esta ocasión sin esperar tanto la estrangulo, la desvistió y mantuvo relaciones con la pequeña. La policía tenía sus sospechas, pero no fue hasta la tercera desaparición y posterior descubrimiento del cadáver que supieron que estaban tras un asesino en serie de infantes. Y fue por la gran atención que tuvo este tercer caso que el asesino detuvo los ataques, pero en su lugar haría algo igual de cruel.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 7

Al igual que otros asesinos, él comenzaría a enviar cartas a las familias de sus víctimas y a molestarlas con llamadas telefónicas, en las cuales no hablaba, pero si colgabas volvía a llamar hasta que contestaras nuevamente. Una de las cartas más crueles fue la dirigida a la familia de la primera niña, encontrada por el padre una mañana fuera de su casa en una caja. Al abrirlo, se encontró con dientes y otras partes del cuerpo carbonizadas de una pequeña, que, según la carta anexa se trataban de su hija. Según el asesino explicaba en la carta, lo hacía como una buena acción, para que las familias finalmente aceptaran que las pequeñas habían muerto y que dejaran de esperarlas. Tal vez fue así, pero probablemente, los motivos se referían más a una búsqueda de atención y mitificación de su historia.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 8

La última víctima fue otra pequeña, que convenció de tomarle fotografías y portándose amable fue ganándose su confianza hasta convencerla de entrar a su automóvil, una vez dentro la niña vio sus manos e hizo un comentario que molestó profundamente al asesino, estrangulándola en el acto. Sin embargo, a diferencia de sus demás asesinatos, en esta ocasión no se desharía del cuerpo, sino que lo llevaría a su casa para abusar del cadáver, hasta que comenzó a pudrirse y lo partió en varias partes. Algunas de las cuales escondió, mientras que otras las devoró.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 9

Finalmente fue capturado cuando en un parque vio a un par de niñas jugando y pidió poder fotografiarle la ropa interior a una, la otra, asustada corrió a su casa e informó a su padre, que corrió de regreso y logró encontrar al hombre tomando fotos indecentes a la pequeña. Lo persiguió y hubiera huido sino se hubieran topado a la policía entre medias. Fue capturado y luego de semanas de interrogatorios declaró haber matado a las niñas. Les indicó donde encontrar los cadáveres y en su cuarto se encontraron las cintas que grabó de ellos, lo que comprobó su culpabilidad.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 10

Tras la noticia, el padre de Tsutomu se suicidó, avergonzado de que su hijo hubiera llevado a cabo actos tan atroces, y el asesino otaku acabó siendo sentenciado a morir en la horca.

El otaku asesino "Tsutomu Miyazaki" 11