Skip to content

El puente de los aluxes

El puente de los aluxes 1

La leyenda cuenta que hace muchos años, se había intentado construir un puente en la ciudad turística de Cancún, Quintana Roo, dicha construcción conectaría la zona hotelera con el aeropuerto, sin embargo parecía que nunca la iban a terminar, pues la obra inconclusa se caía una y otra vez sin explicación alguna, como si de alguna forma hubiera una maldición en el lugar, y no estaban tan errados, pues aunque no la había, si había algo de índole sobrenatural perjudicando, aluxes…

El puente de los aluxes 2

Los aluxes son seres mitológicos conocidos como “duendes mayas”, son pequeños como los niños pero sus rostros son de apariencia adulta, ellos habitan en los estados de Quintana Roo, Yucatán y Campeche, además de ciertas zonas en Guatemala y Belice.

Es bien sabido que son muy traviesos y les encanta espantar, es por eso que las personas les realizan ofrendas a cambio de favores, los campesinos suelen construirles casitas en las milpas, y así los duendecillos durante 7 años, cuidan de los campos y se encargan de que el maíz crezca abundantemente.

El puente de los aluxes 3

Los arquitectos e ingenieros estaban desmoronados, no entendían que es lo que pasaba, ellos habían hecho bien su trabajo, pero no fue hasta que un sacerdote maya contactó con ellos, que supieron que habían llegado a “tierra de aluxes” y estaban invadiendo su hogar. Sin embargo en un principio mostraron escepticismo, e ignoraron los consejos y advertencias del lugareño.

Meticulosamente volvieron a levantar el puente, pero como era de esperarse, este a los pocos días empezó a despedazarse nuevamente… Así que no tuvieron más remedio que confiar en el sacerdote maya, el cual realizó un ritual para que los constructores pudieran pactar con los aluxes, quienes dijeron si al trato.

El puente de los aluxes 4

Todo salió bien, pues el puente se terminó satisfactoriamente y debajo del puente se construyó un altar para que vivieran los aluxes, quienes no pensaban irse de sus tierras.

Atte. Edy Doo