Skip to content

El Galipote

El Galipote 1

Esto sucedió en República Dominicana, hace muchos años, cuando mi bisabuela era tan solo una pequeña niña.

La mamá de mi bisabuela le había ordenado que lavara la ropa durante el día, pero como mi bisabuela no lo hizo la tuvo que lavar en la noche de castigo.

En la casa de mi bisabuela iban por agua hasta un pequeño arroyo que se encontraba cerca de la casa, llevaban tinas para llenarlas de agua y después llenaban una cazuela grande que se encontraba en el patio, y ahí lavaba la ropa a mano.

En la noche, mientras mi bisabuela llenaba la cazuela de agua para comenzar a lavar la ropa, escuchó unos ruidos por el monte que se encontraba alrededor de la casa. El sonido era como si alguien caminara y quebrara las hierbas tiradas del monte, al principio mi bisabuela vio a su alrededor para ver quien se encontraba caminando por ahí, pero al no ver a nadie, siguió su labor.

Comenzó a tallar la ropa, pero nuevamente comenzó a escuchar ese extraño ruido de pisadas que se dirigían hacia un abundante arbusto que estaba cerca de donde ella se encontraba.

“Papá, mamá, hay alguien ahí?” Nadie le respondió a mi bisabuela.

Con miedo se dirige hacia dentro de la casa, pero al ver que su mamá y papá estaban dentro, se asusta aún más. Mi bisabuela le dice a su papá que escuchó ruidos en dirección hacia los arbustos como si alguien estuviera escondido ahí.

El Galipote 2

Su papá sale a investigar después de ver a mi bisabuela asustada y comienza a ver en los arbustos, pero no había nada. El papá le enseña “No hay nada aquí, tal vez fue el viento que movió los arbustos o alguna animal que ya se fue”.

Mi bisabuela más tranquila confía en lo que le dice el papá y sigue su labor de lavar la ropa, mientras que el papá se dirige nuevamente hacia dentro de la casa.

Mi bisabuela estaba más tranquila lavando la ropa, ya estaba terminando, cuando comienza a acomodar la ropa en un cesto para después colgarla, de reojo vio que había algo oscuro detrás de ella.

Estaba aterrada no quería voltear a ver, pero tampoco quería gritarle a sus papás para lo que sea que estuviera tras ella no la atacara. Comenzó lentamente a moverse en dirección hacia la casa, dejando la ropa como estaba.

Comenzó a escuchar un gruñido atrás de ella y al ver un tubo de hierro tirado en el piso lo toma lentamente. En cuestión de segundos, mi abuela voltea rápido con el tubo en la mano y vió como un especie de perro gigante, no era normal su tamaño, el extraño perro era de color negro, y sus ojos brillantes.

El Galipote 3

Mi bisabuela estaba aterrada de ver aquel animal extraño, el perro se dirige rápido hacia ella para atacar, pero mi bisabuela con él tubo le da muy fuerte en una pata haciendo que el perro se asuste y nuevamente le intenta dar en la cola pero el perro huye de ahí desapareciendo entre los arbustos.

Mi bisabuela asustada corre hacia dentro y le dice a su papá y mamá, corrieron hacia afuera pero ese estrato animal ya no se encontraba ahí, toman la ropa y su mamá ayuda a colgarla mientras el papá se queda afuera haciendo guardia.

En la mañana siguiente, muy temprano mi bisabuela y su mamá se dirigen por agua hacia el arroyo, en el arroyo se toparon con un de los vecinos que vivía en una pequeña casa un poco alejada de la suya. Muy amablemente saludan al vecino que se encontraba lavándose los pies, cuando termina de hacerlo mi bisabuela se percata que el vecino estaba cojeando de una manera extraña, al fijarse se da cuenta que en uno de los pies tenía lastimado, tenía una fuerte herida, parecía la misma marca larga hecha por un tubo.

El Galipote 4

El vecino descubre que mi bisabuela no dejaba de verle el pie así que se fue rápidamente de ahí.

En el país donde vivo creen en personas que se llaman Galipotes, estos son los esposos de las brujas y toman la forma de animales para darle información a su esposa acerca de su nueva presa.

Jean Luis Ruiz (Convocatoria de relatos de terror Edy Doo)