Skip to content

El nahual

El nahual 1

Esta historia le sucedió a mi mamá en Tulancingo, Hidalgo, a sus 13 años.

En la familia son 9 hermanos (incluida mi mamá), desafortunadamente la economía de su padre (mi abuelo) no era suficiente para mantener a los 9, así que los hermanos más grandes trabajaban para apoyar en la casa.

Mi mamá y otros dos hermanos eran los más pequeños, así que ellos eran los encargados junto con su madre (mi abuelita) a los labores de la casa, a veces los mandaban por agua a un pozo cerca de la casa, ahí mucha gente iba por su agua en aquellos años.

Una tarde, mi abuela le ordenó a mi mamá que fuera al pozo por agua, así que ella fue con sus cubetas para llenarlas.

En el camino hacia el pozo mi mamá se encontró a una de sus amigas, se quedaron platicando tanto que a mi mamá se le fue el tiempo, ya eran las 11:20, cuando mi mamá recordó que mi abuela la esperaba con el agua, asustada tomó la cubeta y se despidió de su amiga.

Cuando mi mamá se iba alejando, su amiga por último le dijo a mi mamá que tuviera mucho cuidado en la regresada hacia su casa, ya que había un rumor sobre un hombre que se robaba a las mujeres y después las mataba.

Mi mamá apurada simplemente le dijo que si, para irse apurada ya que tenía miedo a la segura regañada que le esperaba en su casa.

Al ir caminando en la noche y sola, a lo lejos mi mamá vió a un hombre parado en la calle, mi mamá recordó lo que su amiga le había dicho así que comenzó a caminar despacio para intentar evadir al hombre, pero el hombre se le acercó a mi mamá y le dijo: “¿Necesitas ayuda?”.

Mi mamá asustada lo ignoró y siguió su camino, el hombre le volvió a preguntar lo mismo y mi mamá nerviosa le dijo que no y también le agregó: “Mis papás están aquí a la vuelta, ellos me van a ayudar”

En ese momento, por suerte en una de las casas por donde pasaban, uno de los vecinos salió y gracias a Dios, el misterioso hombre se alejó dejando en paz a mi mamá.

Al llegar a la calle de donde se encontraba su casa, mi mamá se percató que justo en la entrada, estaba parado un perro negro, enorme y no dejaba de mirarla, dice que tenía una mirada profunda y escalofriante.

El nahual 2

Cuando se acercó y vio qué el perro no se movía, le comenzó a tirar agua de la cubeta que llevaba para ahuyentarlo, pero el perro era muy extraño, parecía no asustarse con el agua, lentamente se alejó de la entrada sin dejar de observar a mi mamá, mi mamá no tomó importancia y rápidamente se metió a su casa.

Por fortuna mis abuelos se encontraban dormidos, así que mi mamá se dirigió a su cuarto para dormir.

Dice mi mama que esa noche la pasó horrible, tuvo una horrible pesadilla donde un hombre de negro, a quien no se le distinguía la cara le decía: “Eres mía, jamás te volverán a ver”.

Al día siguiente mi mamá fue a buscar a su amiga para contarle lo que había sucedido el día anterior después de que se despidieron, pero al llegar a su casa y preguntar por ella se llevó la sorpresa de que su amiga no regresó esa noche. La buscaron y aún no sabían de ella, había desaparecido.

Pasaron varios días, hasta que por fin la encontraron, desafortunadamente estaba sin vida dentro de una casa, no tenía ojos y su corazón estaba arrancado de su cuerpo.

El nahual 3

Cuando la hallaron estaba junto a ella un perro negro (el mismo con el que mi mamá se había topado esa horrible noche) el perro tenía la boca llena de sangre y aparte la casa tenía muchos símbolos, al parecer satánicos.

Se dice que la mamá al ver el cuerpo de su hija ahí tirado sin vida, tomó un machete que estaba dentro de la casa y fue directo hacia el perro con coraje, escucharon que el perro gritaba con voz de humano y alcanzó a huir de ahí.

Jamás lo volvieron a ver, ni al hombre ni al perro, la gente dice que era un Nahual.

El nahual 4

La mamá de la amiga de mi mamá se fue a vivir hacia otro lugar y tampoco supieron de ella, pero siempre que pasamos por la calle donde sucedió todo, mi mama triste recuerda y me dice que no pase por ahí ‪de noche‬, mucho menos sola por que tiene miedo a volver a vivir algo igual de horrible.

Lucila González Gómez (convocatoria de relatos de terror Edy Doo)