Skip to content

Charlie, Charlie

Charlie, Charlie 1

Todo comenzó hace tiempo, cuando llegué a vivir en casa de mi abuelita, mi prima también vivía ahí, así que de vez en cuando me dormía junto a ella en su cuarto.

En ese entonces, estaba de moda el juego de “Charlie Charlie”, no era muy creyente a ese juego ni en ese tipo de cosas, pero tampoco me burlaba, respetaba.

Recuerdo que cuando estaba en la universidad nos reunimos varios amigos y decidimos jugarlo para comprobar si era cierto, uno de mis compañeros no quería hacerlo, ya que él practicaba la santería y decía que era muy peligroso porque abrías portales a entidades oscuras, nos decía que no debíamos hacerlo, pero ingenuamente no le hicimos caso.

Al momento de jugar hubo contestación, para serles sincera me sorprendió pues nunca imaginé que fuese cierto.

Esa tarde cuando llegué a la casa le platiqué a mi prima lo que había sucedido, hasta le mostré un vídeo donde se veía perfectamente el movimiento del lápiz cuando hacían alguna pregunta.

En la noche nos pusimos de acuerdo mi prima y yo para jugarlo, cuando se acercó la noche, en el cuarto comenzamos la sesión y también obtuvimos respuesta.

Charlie, Charlie 2

Sé qué fue algo infantil de mi parte, pero lo hecho, hecho está y después de ahí las cosas comenzaron a tornarse oscuras.

Después de unos días, mi prima y yo nos encontrábamos solas en la casa, mientras platicábamos sobre algunas cosas en su cuarto, de pronto escuchamos como si alguien hubiera entrado a la casa, no le tomamos importancia ya que pensábamos que se trataba de mi abuelita, después de pasar un rato se nos hizo extraño no escucharla hablar o hablarnos a nosotras mismas, así que nos quedamos en silencio mientras le hablábamos para ver si respondía, pero nadie contestaba.

Nos asustamos tanto que pensamos que alguien más se había metido a la casa, por lo que con miedo decidimos ir a investigar, al salir del cuarto juntas, vimos en las escaleras (por una rendija) la sombra de un hombre de negro subirlas, nos fuimos corriendo hacia el cuarto cerrándolo con llave, entramos en pánico pensando que era un ladrón que se había metido a la casa.

Mi prima tomó su celular e inmediatamente llorando le habló a mi tía para decirle lo que estaba sucediendo, gracias a Dios mi tía (quien vivía cerca) llegó con un vecino en menos de 5 minutos a la casa soltando a los perros, para que atacaran al supuesto ladrón.

El problema y lo más escalofriante es que no había ni un ladrón, no había nadie más, solo mi prima y yo, los perros comenzaron a ladrar horrible hacia las escaleras y salimos de la casa aterradas con mi tía.

Charlie, Charlie 3

Desde ahí mi prima y yo sabíamos que algo malo habíamos hecho al jugar a ese horrible juego, pero no quisimos decir nada para evitar regaños.

Comencé a tener horribles pesadillas desde esa noche, a veces despertaba en las madrugadas y veía sombras como si pasaran rápidamente.

En una ocasión, me había parado en la noche para ir por un poco de agua a la cocina, al llegar a mi cuarto me senté en una esquina de la cama para tomarla, cuando de pronto sentí claramente que alguien me tomó muy fuerte del pie, salí corriendo hacia el cuarto de mi prima aterrada contándole lo sucedido, ella también estaba asustada al verme y nos quedamos acostadas en su cama tapándonos con las sábanas hasta la cabeza llorando de miedo. De pronto comenzamos a escuchar sonidos en la cocina como de movimiento de trastes y golpes fuertes, sabíamos que no era mi abuelita pues ella no acostumbraba hacer eso en las madrugadas.

Pasamos una terrible noche sin poder dormir hasta que a la mañana siguiente, al despertarnos mi abuelita se quejó del horrible desastre que habíamos dejado en la cocina esa noche, por lo que mi prima y yo tuvimos que contarle todo llorando desesperadas y aterradas.

Después de esto, mi abuelita y mi tía decidieron llevar a la casa a una médium, la cual nos regañó terrible por haber jugado a esas cosas, decía que eso era muy peligroso si no lo sabíamos hacer, en fin, al ella checar la casa nos dijo que habían dos espíritus, uno bueno que solo le gustaba estar ahí y otro al que le molestaba mucho nuestra presencia y recalcó que tuviéramos mucho cuidado de ese espíritu porque estaba enojado.

Charlie, Charlie 4

Tuvo que hacer algunas oraciones para intentar sacarlos, y las cosas se tranquilizaron un poco, pero aún siguen ahí ya que seguimos escuchando ruidos extraños en la casa, a veces regamos agua bendita en la casa (mi familia es católica), y es cuando se calman un poco las cosas, pero sabemos que ahí siguen, solo le pido a Dios que no pase nada malo.

Anónimo (convocatoria de relatos de terror Edy Doo)