Skip to content

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 1

En la historia ha habido tantos terribles crímenes, muchos de ellos lamentablemente no se han podido resolver, sin embargo los de este articulo no son el caso, pues si ha llegado justicia pero no de la forma esperada, ya que los mismos muertos han resuelto su asesinato…

Maria Marten

Maria desapareció y su novio, William Corden, mostró una nota supuestamente de María, diciendo que se había fugado con otro hombre. Pero de pronto la madre de María, comenzó a soñar a su hija, diciéndole que fuera a buscar en el granero rojo. Finalmente, el padre de María, a instancias de su esposa, registró el granero de la familia, donde efectivamente encontró el cadáver de María enterrado, con la bufanda favorita de William alrededor de su cuello.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 2

Catherine Ballesteros

Cuando el cuerpo de Catherine fue examinado por un forense, se determinó que había sido apuñalada 33 veces. La madre de Catherine fue a ver el cuerpo de su hija en la morgue. Supuestamente, el espíritu de su hija susurró “Baba” en su oído. “Baba” era el apodo de un hombre que vivía en el barrio de Catherine y que era un famoso ladrón. Resultó que su huella digital coincidía con las encontradas en la escena del asesinato de Catherine. Fue sentenciado a cadena perpetua.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 3

Ashley Howley

Ashley fue cruelmente asesinada y enterrada en cemento por su novio. La historia cuenta que el espíritu de Ashley visitó a una médium psíquica, Kristy Robinett, mientras dormía, y le contó todos los detalles del asesinato, incluido el lugar donde enterraron su cuerpo. Robinett contactó a la policía y el cuerpo de Howley pronto fue descubierto. El ex novio de Howley, Robert MacMichael, confesó su asesinato poco después de que se encontró el cuerpo.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 4

Golan Heights

Un niño de tres años afirmó recordar haber sido asesinado en una vida pasada. Sorprendentemente, llevó a la policía a los restos de su “antiguo ser”, el arma homicida (un hacha), e incluso nombró al hombre que lo hizo. El hombre confesó el asesinato.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 5

Teresita Basa

Teresita fue asesinada a puñaladas y luego su apartamento fue incendiado en un intento de encubrir su asesinato. El espíritu de Teresita visitó la casa de su ex compañero de trabajo, Remy, y le dijo que un hombre llamado Allan Showery la había matado y que había robado una gran cantidad de sus joyas cuando salía. La policía visitó a Showery y descubrió sorprendentemente, que la novia de Showery estaba en posesión de las joyas robadas de Teresita Basa.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 6

Zona Shue

La muerte de Zona Shue figuraba en el informe de su autopsia como “un desmayo eterno”. Algo simplemente no le sientaba bien a la madre de Zona. La madre de Zona pronto fue visitada mientras dormía por el fantasma de Zona. El fantasma de Zona apareció ante ella, y su cabeza dio media vuelta, indicando que su cuello había sido roto. La madre de Zona exigió que se realizara una autopsia en el cuerpo de su hija. Efectivamente, el cuello de Zona estaba roto. Su esposo más tarde confesó el crimen.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 7

Frederick Fisher

Frederick fue un granjero que desapareció. Su vecino, George Worrall cometó que Fisher le había cedido su granja antes de abandonar la ciudad. Según la leyenda, el fantasma de Fisher apareció ante un hombre llamado John Farley y señaló hacia un arroyo. Farley revisó el arroyo y vio que Fisher había muerto y habían encontrado el cuerpo destrozado. George Worrall confesó el asesinato y fue ahorcado.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 8

Karen Perez

Karen tenía 15 años cuando fue violada y asesinada por su novio. La policía registró la casa del novio de Pérez y pudo ubicar su teléfono celular. Había mensajes amenazadores de su novio que exigían que ella se encontrara con él. Aún más condenatorio fue una grabación de audio de Karen siendo atacada y estrangulada por su novio. Él incluso la llamó por su nombre. Se puede escuchar en la grabación diciendo “por favor … no quiero morir”. Su cuerpo fue encontrado más tarde escondido en la casa, apretujado debajo de un fregadero.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 9

Cebisile Khoza

Cebisile fue a dar un paseo tranquilo con su novio por un camino abandonado. De repente, el hombre comenzó a apuñalar a Cebisile, la tiró al suelo, la roció con queroseno y la prendió fuego antes de alejarse a toda velocidad. Milagrosamente, Cebisile pudo rascar parte del número de teléfono de su novio en la tierra en el suelo, llevando a la policía directamente hacia él.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 10

Amarit Chohan

Amaris, su hijo y su esposa fueron secuestrados y asesinados por Kenneth Regan. Sus cuerpos fueron arrojados al océano. Sin embargo, mientras estaba en cautiverio, Amarit Chohan encontró una carta dirigida a Regan y la escondió dentro de su calcetín. Cuando se descubrió su cuerpo, el sobre en el calcetín condujo a la policía directamente hacia Regan y sus cómplices.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 11

Nadine Haag

La muerte de Nadine fue originalmente declarada como suicidio. Sus muñecas habían sido cortadas, inusualmente cerca del hueso. Su violento ex novio había sido investigado, pero Haag había dejado una nota de suicidio. Años más tarde, se descubrió que había un trozo de papel en el que Nadine había escrito “lo hizo”. Los nuevos inquilinos de la antigua casa de Nadine también notaron que “él lo hizo” había sido rayado en una de las baldosas del baño. Su muerte ahora se considera un homicidio.

Más allá de la tumba: víctimas de asesinato que resolvieron sus propios asesinatos 12