(Historia verdadera de American Horror Story: Asylum)

Durante una noche de Septiembre en 1961, cuando los esposos Betty y Barney Hill regresaban de unas vacaciones en Canadá, ya en territorio estadounidense vieron un punto brillante en el cielo, creyeron haber estado viendo una estrella fugaz, cuando estacionaron el coche a la orilla de la carretera para observar detalladamente, Betty con los binoculares se percató que lo que veían no era un meteoro si no un OVNI.

El platillo volador emitía multicolores centellantes, el cual se movía delante de la luna, después decidieron seguir su camino pero lentamente para continuar observando la nave, la cual comenzó a descender por la región y se desplazaba entre sus montañas, ocultándose entre los picos.

La nave comenzó a acercarse a ellos, hasta que fueron obligados a detener el auto, Barney se bajó a mirar con los binoculares y vio alrededor de una decena de figuras humanoides observándolos curiosamente desde la ventana del artefacto volador. Inmediatamente regreso al carro y arrancó, la nave voló sobre ellos y escucharon inexplicables ruidos mecánicos que hacían vibrar al carro. De repente todo terminó y Betty le pregunta a Barney ¿Ahora crees en los platillos voladores? A lo que el esposo respondió “No seas ridícula”. Después de unas horas llegaron a su hogar pero ellos ya no eran los mismos.


Aunque ellos sufrían de tiempo perdido y no podían recordar aproximadamente 2 horas de su viaje, Betty comenzó a recordar durante sus sueños todo lo que habían vivido, recuerda que ella y su esposo caminaban de manera sonámbula por el bosque rodeada de hombrecillos, hasta que subieron por la rampa de la nave, al entrar fueron separados para examinarlos individualmente.

Durante la examinación completa que le hicieron a Betty, ella estaba viendo y estuvo consiente todo el tiempo, le rasparon y extrajeron un poco de piel, para hacerle una prueba de embarazo, le encajaron una aguja como de 15 centímetros por el ombligo pero al parecer esos extraterrestres tenían poderes curativos, pues el alienígena frotó su frente contra el estomago de Betty y el dolor desapareció. La mujer escuchó que entre ellos hablaban un idioma que nunca había escuchado pero con ella se comunicaban en ingles, aunque no de una manera muy clara.


Betty solicitó una prueba del encuentro, y aunque no pudo conservar la pieza, le mostraron a Betty un libro grande cuyas paginas estaban llenas de símbolos agrupados en columnas, cuando ella pregunto de donde venían ellos, un extraterrestre sacó un mapa de los cielos marcados con estrellas y planetas, había líneas de trazaban rutas de comercio y otras de exploración. Después de esto Betty y su esposo fueron devueltos al carro, esperaron hasta que la nave despegara hacia los cielos.

Ambos esposos fueron estudiados mediante la hipnosis, sus versiones de su abducción fueron muy similares, Barney mencionaba que en su examinación había unos ojos que presionaban sobre sus ojos, le hicieron diversas pruebas, también le extrajeron algo de piel además de una muestra de esperma, con el se comunicaban telepáticamente.

Una de las pruebas que avalan como verdadera esta historia, es que después de que Betty dibujo el mapa de los cielos, una maestra aficionada de la astronomía descubrió que el mapa corresponde a el sistema estelar binario de Zeta Reticuli.

Atte. Eddie Doo