Skip to content

Las profecías de Nostradamus más aterradoras para el 2018

Nostradamus fue un médico y astrólogo del siglo XVI que fue famoso en Francia, y con el pasar del tiempo dicha fama lo único que ha hecho es crecer, no solo en el país europeo sino a nivel mundial, pues en algún momento de su vida se le revelarían hechos importantes de la historia de la humanidad, mismos que relataría por escrito y dejaría para la posteridad. Sin embargo, las profecías de cualquier persona podrían acabar llegando a revelarse falsas si estas no suelen cumplirse, y en este caso, Nostradamus ha acertado en tantas cosas (no en todas) que resulta aterrador por su exactitud.

Cinco siglos antes de que la Segunda Guerra Mundial tuviera lugar, él la predijo, así como predijo la llegada de Hitler al poder de Alemania, el atentado del 11 de septiembre contra las torres gemelas, y en la actualidad, predijo la llegaba de Trump a la presidencia de Estados Unidos. Con dichas predicciones tan exactas, resulta por lo menos preocupante revisar que hechos predijo Nostradamus para el año en curso.

En su momento, las predicciones se escribieron a manera de verso, que le dan un estilo más de poema que de texto informático, por lo que todas las predicciones son imprecisas y un poco abiertas a la interpretación, esto fue a causa de que la Santa Inquisición podría considerar los escritos como una herejía. A causa de esto, las predicciones podrían interpretarse de varias maneras, lo que aquí se presentará serán a las versiones más aceptadas que los expertos creen podrían referirse los versos.

Catastrófico terremoto en California

Nostradamus advierte sobre un cataclismo en lo que conocemos como la “falla de San Andrés” una zona con muy alto grado sísmico en el estado de California. Y es bien conocido que, desde unos años hacia acá, la zona ha estado acumulando energía y que de ser liberada podría provocar una gran catástrofe.

Tercera Guerra Mundial

Si bien es cierto que el solo hecho de pensar en esta posibilidad es algo alarmante, también hay que decir que lo referente a este hecho es algo complicado de dejar en claro, por lo que podría referirse a algo a menor escala. Sin embargo, no hay que olvidar que existen varios frentes que por años han estado escalando en tensión como la rivalidad entre Estados Unidos y Corea del Norte, o el reconocimiento de Jerusalén como capital del estado de Israel de parte de Trump. Hechos que efectivamente podrían desencadenar un conflicto bélico a gran escala.

Un importante líder de la Iglesia Católica morirá

Muchos creen que se podría referir a la muerte del actual Papa, el Papa Francisco. Y lo curioso de esta predicción es que el mismo Papa Francisco, al ser declarado Papa, dijo con sus propias palabras que intentaría hacer todo lo que pudiera antes de que su ida a la casa del padre llegara, lo cual, según él mismo, llegaría pronto. Sin embargo, hay otra interpretación que resulta bastante alarmante para la comunidad católica del mundo, pues algunos afirman que la profecía habla de la muerte del “último Papa” de la historia, lo cual resulta preocupante pues ¿Qué motivo sería lo suficientemente grave como para que no volviera a haber Papa en la iglesia?

Los rayos solares

El cambio climático no es algo que haya escapado de las predicciones de Nostradamus, y en el caso de este año, afirmaba que los rayos solares, cada vez más presentes atravesando la capa de ozono, llegarían al extremo de quemar los campos.

Erupción en el Vesubio

El Vesubio es un volcán europeo, que efectivamente, es el volcán más activo del continente, por lo que una erupción podría ser bastante probable. Lo aterrador es que una erupción del Vesubio correspondería a un gran número de muertes.

Meteoritos

Este es una de las predicciones más extremas, pues Nostradamus afirmaba que grandes piedras incandescentes caerían del cielo, causando grandes catástrofes y muertes, en una especie de apocalipsis. Y si bien podría considerarse exagerado o muy poco probable, hay que recordar que un meteorito ya cayó en Estados Unidos a principios de año, por lo que, exagerada o no, podríamos estar ante la primera profecía atinada del año.