Skip to content

¿Tienes estos síntomas? Podrías tener mal de ojo

¿Te ha pasado que, luego de una buena época en el trabajo, la escuela o tus relaciones, de pronto y sin razón aparente todo tu mundo se voltea de cabeza? Puede que no sea por algún error que hayas cometido. Tal vez la razón sea que alguien te echo el “mal de ojo”.

Según los hebreos y egipcios el mal de ojo era un maleficio poderoso. Para poder provocarlo debías llevar a cabo todo un ritual, que incluía la creación de una infusión a base de ojos felinos, reclusión en una habitación sin luz y un rezo a Lucifer. Hoy en día, se dice que el mal de ojo requiere mucho menos esfuerzo, pues hasta puede provocarse de manera inconsciente.

No hace falta ningún ritual ni rezo, solo es necesario tener suficiente envidia y malos sentimientos en nuestro interior hacia alguien, la cual, al ver a la persona pueda canalizarse con la mirada, a manera de mala energía.

Esta energía nos “ojea” y nos trae consigo desgracias, absorbiendo nuestra fuerza y capacidad de actuar, llevando lo bueno de nuestra vida hacia lo contrario. Por eso, aunque nadie haya puesto un maleficio sobre ti, inconscientemente alguien pudo echarte el mal de ojo, y si tienes alguno de los siguientes síntomas este puede ser el motivo:

Síntomas físicos

Sueño excesivo, sin ganas de hacer nada. Repentinos dolores musculares, aun cuando no se ha realizado actividad física. Agudos dolores de cabeza que vienen y van en cuestión de minutos. Pérdida de peso y apetito.

Síntomas mentales

Apatía a la hora de realizar cualquier actividad. Sentimientos de negatividad. Falta de autoestima. Fuertes deseos sexuales que aparecen y desaparecen de forma repentina. Leves pero constantes pérdidas de memoria.

Síntomas del entorno

Pequeños pero continuos accidentes. Resbalones, caídas y tropiezos. Sensación de ser perseguido por la calle. Fracasos en todos y cada uno de los proyectos que se ponen en marcha. Visiones extrañas y negativas que el afectado ve sin saber si son sueños o no.

Para protegerse del mal de ojo se dice que el anudamiento de cordones, cintas o sogas funcionan a manera de “amarrar la suerte” y fungir de barrera ante estos malos sentimientos.

Atte. Eddie Doo